Comparación energías

Comparando energías para el futuro

            Las energías limpias se expanden en el mercado a una rapidez increíble, y en hora buena, pues los pronósticos para la Tierra no dan mucho que apostar con los combustibles fósiles, debido a las grandes cantidades de gases de efecto invernadero que estos emiten. Si bien, esta transición de fuentes energéticas a nivel mundial ha presentado un reto, la iniciativa privada en conjunto con los gobiernos del mundo están haciendo un buen trabajo en darle a las energías limpias un buen impulso para el futuro, un futuro más limpio.
            La demanda energética sigue creciendo año con año, pero, a diferencia de años pasados, las fuentes de energía que abastecen a la población ya no se encuentran concentradas en combustibles fósiles. En el 2017 la generación eléctrica basada en energías limpias creció un 6.3%, y actualmente es responsable del 25% de la generación eléctrica mundial, según la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) (2018). Siguiendo esta tendencia, se espera un crecimiento del 12.4%, constituyendo el 30% de la demanda energética mundial para el 2023, lo cual son buenas noticias para el mundo tomando en cuenta los niveles de emisiones de CO2 que estas generan.
                Existen muchas maneras de medir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) producidas por las fuentes energéticas, pero la Asociación Mundial Nuclear desarrolló una que calcula los contaminantes emitidos desde que se construye una planta energética hasta que está en operación, llamada Enfoque del Ciclo de Vida (Lifecycle Approach). Por ejemplo, los combustibles fósiles tienden a emitir la mayor cantidad de GEI mientras que se encuentran en operación, mientras que la nuclear y eólica liberan las mayores cantidades al construirse.
            De acuerdo con el Enfoque del Ciclo de Vida, todas las energías limpias se encuentras debajo de las 200 toneladas de CO2, mientras que los combustibles fósiles se encuentran en niveles mucho más altos. Las emisiones registradas por la Asociación Mundial Nuclear posicionan al carbón en el más alto con 888 toneladas, al petróleo bajo este con 735 toneladas y al gas natural al final con 500 toneladas; por otro lado, la energía solar registró 85 toneladas, la biomasa con 45 toneladas, y la nuclear con 28 toneladas. En esta tabla, puede apreciarse fácilmente la diferencia en los niveles de contaminación que despiden los combustibles fósiles a las energías limpias:
            Esta transición que se está llevando a cabo en el planeta, y específicamente en México, no está siendo solamente realizada por las empresas dedicadas a la industria de la energía; sino que también se presenta en aquellas empresas, negocios y residencias que deciden cambiar su suministro energético (en su totalidad o parcialmente) a uno más limpio.  De entre estas fuentes energéticas, la que más se distingue por su crecimiento es la energía solar, gracias a su práctica instalación, sus niveles de eficiencia y su baja emisión de GEI.
            En SUPRASolar ofrecemos suministro de energía a base de paneles solares y hacemos saber a nuestros clientes cuántas toneladas de GEI no llegan a ser liberadas hacia la atmosfera gracias al uso de energía. Un ejemplo es uno de nuestros primeros clientes, quien cuenta con una capacidad instalada de 3.3 kW, y previene la emisión de 201.89396 kg de dióxido de carbono y 0.0453592 kg de Óxido de Nitrógeno. Te invitamos a dar un vistazo a las opciones de compra e instalación que proveemos, muchas con posibilidad de financiamiento, para que tu también puedas reducir tu huella de carbono y ayudar al medio ambiente.